Huanakauri

Lo que duele antes de partir

In Minicuentos on 5 de marzo de 2013 at 14:15

Duele cuando cae y se quiebra el paisaje que montaste. Así lo piensa Will cuando frente a la postal del matrimonio, -los dos perfectos y riendo- una fina capa de polvo empaña lo que está partido. Pero lo que está roto no es el cristal que los separa, ni mucho menos el tiempo pasado, es la idea obtusa de morir en poco tiempo, de un momento para otro, en pleno verano, cuando todavía no has encanecido la cabeza. Entonces el corazón vuelve a latir y la sangre circula, signo imbatible de la vida, y si esto continúa, de ser así, la miseria del tiempo que queda no es suficiente para curar. Eso dicen las células que dictan en secreto el destino de mi cuerpo y yo escucho todas las noches en repetida cadencia. Vas a morir igual, madures o no. 

Los planes del Mundo

In Minicuentos on 16 de noviembre de 2012 at 20:15

Despertó más viejo que la mañana anterior. Las canas le caían desde la nuca hasta los pies y pidió que le cortaran el pelo y le rasuraran la barba. Durante las horas de sueño tu cuerpo envejece tan rápido que pareces un niño de nuevo. Conforme pasarán los años no podrás dormir ni en la memoria de tu madre, que hizo este mundo para protegernos de la vida y de la muerte. Ahora ella tampoco puede dormir, pero volverá pronto para llevarte a su casa. Ella misma me confió los planes del Mundo. La verás llegar desde la Luna, un día de estos, cuando se despejen los monzones y se enfríe el Sol. No tengas miedo de verla otra vez, más viejo que la mañana anterior. Lo que nunca pensó fue que resistirías 100 años después.

La fuente de la vida

In Ciencia ficción on 23 de octubre de 2012 at 11:07

Despertó 100 años después con la memoria intacta. Fue atando cabos en medio de apariciones borrosas. La madre en la cama, el padre tomando café, el teléfono sonando y luego la caída al piso. Un piso de madera flotante y frío. Luego, la presentación de un hombre, que por su porte, diría que es su hermano menor. Dice que es mi bisnieto y que todo el imperio que heredé, lo han multiplicado en el Universo. Ahora somos dueños de Fenix, la primera ciudad en la Luna, financiamos la exploración a Marte y ahora las investigaciones en Mercurio. En realidad, tú no lo recuerdas. Pero lo que hace poderosa a nuestra familia, es el secreto de la vida y la muerte. Gracias a la ciencia, resucitamos a nuestros primeros padres con transfusiones de sangre. Tú eres el primero en resucitaar. Bienvenido al nuevo mundo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.