Huanakauri

El error doméstico

In Sin categoría on 25 de marzo de 2009 at 23:40

Le voló la cara a balazos. Entonces comprendió que no era lo correcto. Cometiste un error, se dijo en voz alta. Otra vez un error y esta vez era de esos errores que no se pueden corregir, el error de la muerte. Sacudió el cuerpo de la mujer en busca de vida. El error era demasiado grande. De sus ojos manaban sangre como río a la deriva. Entonces la abrazó. Era la madre de sus hijos, la abuela de sus nietos y siempre le decía que el arma las cargaba el diablo. Cometió un error, otra vez, un error distinto, olvidó que las armas se descargan apuntando al suelo.

Anuncios
  1. balas como errores van surcando el cielo.
    no hay errores como lo domesticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: