Huanakauri

Western way (I)

In Sin categoría on 5 de abril de 2009 at 18:34

Entró una abeja. Will la miró y sopesó la picadura que el insecto le provocaría si ella lo atacara, con la idea de ahogarla en la pileta de la cocina, justo en el momento que Jessica llamó. Oh Will, estoy en el shooping con algunas amigas bebiendo Martinis. Jessica, has lo que quieras, eres libre. Will miró la abeja y sopeso la idea de ahogarla. Era verano, su esposa estaba en el shopping y él pondría los discos que hace tiempo no escucha. Pero ya era tarde, el teléfono sonó y otra vez escuchó a su suegra chillar desde la otra punta de Montevideo Hill. La nueva urbanización era extensa tanto como para que los abuelos saquen a pasear en coche a los nietos. Era el lugar ideal para una pareja de recién casados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: