Huanakauri

Casete

In Sin categoría on 23 de abril de 2009 at 23:55

Eran tres y ella estaba loca, pero de lo que se dice ida, no. Durante la primera cita, un encuentro a secas, en el baño del bar, luego de bajar al Alex y subir al cuarto, sufrió el primer ataque. A lo largo de la semana se estabilizó y él se dispuso a curarla. Pero siempre, en lo mejor de la historia, son tres. Entonces pasamos a la escena de la cama, fumando marihuana, sin hacer nada los tres, ella daba vueltas los casetes, lado A lado B, así pasaron las horas, lado A lado B, ella servía té, yo jugaba al Biotronic como un enfermo, y la idea era atravesar una línea servida de un narizaso a como dé lugar. Pero los tres apuntaban al mismo tren. Entonces jugaron mucho tiempo a ver quién era el primero. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: