Huanakauri

Un hombre solo

In Minicuentos, Western way on 9 de mayo de 2009 at 15:30

A veces parece llorar. Y a veces parece reír con su vaso lleno de cerveza toda la tarde, una vez por mes, mientras hace tallarines. Siempre sé un buen niño, le decía su mamá. Él empezó tomando café cada vez más. Siguió fumando y a los quince años ya practicaba lo que todos a los 20. Pero esos asuntos en esos tiempos se resolvían así. Solo sé buen chico. Luego se casó con Liz, y su disposición hacia los bares y la cerveza fue desplazada por la compañía de la mujer de su vida. A veces parece borracho de amor y nada más. “Liz, solo te falta cocinar mejor y nada más”, dijo Rob y ella se echó a llorar. A la semana siguiente, un cocinero preparaba los alimentos de la pareja. Cielos, ahora sí que podremos vivir siempre felices, juntos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: