Huanakauri

La incredulidad del tonto

In Amor, Minicuentos on 14 de mayo de 2009 at 11:06

En la barra preguntá por mí. En la barra preguntó por ella y durante un buen rato, solo podía fijar la vista en el fondo del vaso, como si fuera el mismo fin del mundo. No podía  ser tan linda. De un tiempo a esta parte, días, semanas, meses, segundos, las ideas se le habían enredado un poco: cuentas, insomnio, horas leyendo y leyendo un libro tras otro, en un devaneo amoroso constante entre Faulkner, Onetti, la historia de los Incas, Orellana hasta desplomarse de sueño, sin trazar una estrategia de salida que dé luz. En la barra, ya afirmado en la certeza de su belleza, levantó la vista, tieso. Algo se quebró en la cocina, un plato tal vez. Entonces el mismo temor lo cuestionó: ¿preguntá por mí? Simple, no podía ser tan linda y solo tú saberlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: