Huanakauri

Casi marcha atrás

In Minicuentos, Western way on 22 de mayo de 2009 at 07:59

Ella era lo que pudo: un gag entre la comedia y el drama con aires suicidas. Nada creíble. Sin embargo, él no pudo más. Jimmy juntó sus discos –esta vez se llevaría todos- y a las cinco llamó a un taxi. Ella dormía. Él dejó las llaves sobre la mesa. Y ella siguió durmiendo. Al despertar, el vacío de la discoteca confirmó sus sospechas, Jimmy la había abandonado por enésima vez. Tampoco era creíble. Volvería, Ana sabía que Jimmy no podía pasar la noche lejos de sus libros, que el juego de los discos era una anatema disuelta, sin mucho que temer. Los niños llegaron del colegio y preguntaron por su padre. Ana dijo que volvería a la noche, solo que Jimmy vendió los discos, volvió a casa y le dio todo a Ana. Él también era lo que pudo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: