Huanakauri

Igual es amor

In Minicuentos, Western way on 12 de junio de 2009 at 14:33

Sucedía lo mismo pero con distinta expresión. Esta vez era Johnny el que insistía en volver. Pero Jude vio el cielo y se voló. Así de simple. Entonces Johnny pasaba los días desencajado con los ojos de un lado para el otro. Fue cuando conoció a Wilma y ella se encariño con él. Su destino parecía más amigable. Pasó una semana en Punta del Este y juró que todo seguiría igual hasta que pase el tiempo, igual después del tiempo. O oxplote lo inevitable, como debe ser. Fue cuando Jude tuvo un hijo con Esteban, el vecino. Ellos se volvieron a encontrar en el bar, solos. Mediante cervezas, una tras otra y en continuo desafío hasta en la cama,  ella dejó de pensar en los niños y en los deberes, pero la música era igual, Johnny sonreía. Él era así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: