Huanakauri

El otro verano

In Minicuentos, Western way on 14 de junio de 2009 at 13:47

Luego de bailar horas lo mismo, con los pies sobre la tierra, ella se fue. Ana fue detrás como siempre lo hace. Pero esta vez, la chica de la barra tropezó, se rompió un vaso, se cortó la mano, y ella la curó. Entonces Johnny condujo toda la noche con la mano de Jude entre sus piernas. Al llegar a la casa, Johnny preparó un trago. La piscina, el calor y la primavera en sus primeras revelaciones, le quitaron su campera de jeans. Dio por olvidado al invierno. Entonces Jude se lo dijo por segunda vez. Tampoco parecía cierta otra vez, sin embargo ya lo sabía. Nada aquí era natural, incluso el agua apestaba a hojas secas, ni siquiera los gorriones de la enredadera, cuando ella se quitó la remera y hundió sus caderas en el agua directo a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: