Huanakauri

Cómo se enrareció todo

In Minicuentos on 29 de agosto de 2009 at 18:26

De otro lado del casino, como apuntado en la agenda invisible de los errores imprudentes, aquellos que nadie repite salvo un par más de calaveras y ella, las vi una encima de la otra. Entonces todo se enrareció. Insistió en no decir palabras, intentó no revelar excusas y esperó a que se pase el caos preliminar de versos que suenan a lata. Hay algo que nunca termina de quebrar y lo sabes mejor que yo, dijo o yo creí oír en el momento que alguien llamó desde la otra esquina y el escenario volvió al estado en que estaba antes, con el perfume todavía en mi remera, insistiendo en no decir nada, solo disimular lo que se escapa de los ojos. Algo parecido al amor, algo entre los bordes, del otro lado del casino, a las tres de la mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: