Huanakauri

Reflejos de memoria antigua

In Minicuentos on 2 de noviembre de 2009 at 03:57

En el tiempo de Jackson, Will esperó que la tormenta coagule sus primeras gotas para salir a la calle. No era una cuestión de cábalas, esa misma tarde un grano de sal se cayó sin querer por las manos quebradas de Will, tampoco eran delirios de abstinencia ni cosa parecida, tenía que ver con la costumbre de sus abuelos. De un tiempo a esta parte, tal vez después de leer Leyendas de Guatemala de Miguel Ángel Asturias, se le ha puesto en la cabeza que las conductas de sus antiguos era información que se transmitía de padre a hijo sin que uno tenga idea de esa muda influencia. Los datos, guardados, vaya a saber uno en qué parte del cerebro o tal vez el mismo músculo guarde la costumbre, condiciona hoy su manera de andar. Así lo cree Will, hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: