Huanakauri

Sales efervescentes efectivas

In Minicuentos on 27 de noviembre de 2009 at 11:49

Solo eructando se va el alcohol, le dijo a Will la señora que atiende la farmacia. Tienes una cara, chico, que das pena. La caja registradora hizo clic y más tarde las sales efervescentes cayeron fuera del vaso, un vaso azul, ancho y petiso, que todavía no se ha roto desde el casamiento. Eres un inútil, pensó. Luego de la ingesta, eructó y se sintió mejor, entonces le agradeció a la mujer que tenía razón. Cuando pase por la farmacia debería agradecerle el detalle. El alcohol se va eructando, en luna llena no puedes dormir y siempre te levantas por el mismo lado de la cama. Supersticiones, afirma Silvia. No, ya no eran supersticiones para Will, eran formas de vida y estaban tan metidas que su mujer bajaba la cabeza y consentía. El mundo es así y otra vez eructó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: