Huanakauri

El otro era ese

In Minicuentos on 6 de abril de 2010 at 03:28

Antes del mediodía, la paciencia se agotó. Había esperado siglos para casarse con ella, la misma chica que amó desde la infancia, y aún hoy aquello parecía un fuego lento y primitivo que no estaba dispuesto a matar. Pero desde hace meses él recibía mensajes en su móvil provenientes de números extraños, con palabras que nunca imaginó leer y que ahora se le metían en la cabeza, a toda hora, en todo lugar, taladrando su paciencia. No quiso decir palabra, espero a que ella se confesara, lo negara, lo afirmara, lo que sea, pero seguía igual. A las doce el almuerzo, a las cinco el niño, a las siete el psicólogo, a las nueve la cena, los sábados al parque, los domingos en la cama. A las siete el psicólogo. Antes del mediodía perdió la cabeza, el otro era ese.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: