Huanakauri

La memoria es ciega

In Minicuentos on 6 de agosto de 2010 at 12:43

No pasa nada. Si tú te detienes a verlo, no pasa nada. A lo sumo podrás captar el movimiento, sus manías, algún detalle del vestido. Pero no verás nada con lo que se dice ver de los ojos. Entonces te abres o te vas. Cuando te abres, el calor de la memoria puede explotar en tus manos y ya me dirás si te dije que esto era distinto. Pero en definitiva, no pasa nada. Puedes verlas pasar dos o tres veces al día por la misma vereda. Puedes pasar del invierno al verano que da igual. No verás nada. Aunque te obstines en dar vuelta la manzana y tirar la pelota más cerca de su campo. Ya lo hice muchas veces y nos tropezamos aquí, justo cuando la bolsa de la feria se les raja y por fin nos miran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: