Huanakauri

Ensayo de terror

In Minicuentos on 21 de agosto de 2010 at 05:12

Era necesario que todo fuera saliendo por partes. De lo contrario nunca lo hubieran levantado. Fue muy desagradable. Tanto que prefiero no hablar de esto. Ya era muy difícil comer y vivir como si fuéramos hombres y no salvajes. Entonces fuimos a la peluquería. Y traté durante un buen rato subir. Pero cuando venía cayendo era lo mismo que estar o no borracho, como de pies a cabeza en el mundo al revés. Tanto que prefiero no hablar de eso. En un minuto, la esquina que se venía doblando hace días con esta lluvia inmensa, un caballo de riendas sueltas dio contra los vidrios de la peluquería y todos se agolparon contra la pared. Sucede que algo tan filoso como la muerte le cortó la yugular a la madre. Todavía estaba vomitando cuando llegaron los cuervos y no sé más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: