Huanakauri

El borde del caos

In Minicuentos on 10 de octubre de 2010 at 00:41

Varias eran las historias maravillosas. Varios eran los hombres que se los veía venir por donde vienen las almas que alucinan el pasado y mueren en el futuro, la calle al borde del placer. Porque el tiempo no era un problema de materia en movimiento. Ni una cuestión de relojes. Todo era un tremendo caos, de pies a cabeza, de proa a babor. Entonces comenzó por abrir las ventanas. Lavar los platos. Tender la cama. Ordenar el ropero. Limpiar el baño. Sacudir el polvo. Lustrar los muebles. Barrer la escalera. Aspirar el piso. Cuando por fin las ratas cruzaron la vereda y nadie se quedó para ver la quemazón de los restos, el humo dulce de la memoria se tragó todos los fantasmas que circulaban por la casa y nadie dijo que algo estaba fuera de lugar. Brindaron por ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: